lunes, 29 de junio de 2009

La mujer rara

Un camino retorcido y tortuoso va a parar a la pequeña casa con agujeros en el techo en la que vivo, las ventanas están cerradas porque odio la luz y detesto que la gente me vea con la peluca de Marilyn que uso para estar en casa, manias mias supongo.
Meto una bolsa de palomitas al micro y doy de comer al gato, me depilo la pierna izquierda y lo dejo, total, que mas da, si no las ve nadie, lo bueno del traje de neopreno que llevo a diario es que no se nota nada. Hoy me he mirado en el ascensor del trabajo y me he dado cuenta de que se me ve mucho la car, asi que aun a riesgo de parecer excéntrica, mañana mismo me compro una máscara, una sencilla, que no de mucho el cante, una de rey misterio seguro que me queda bien.
Publicar un comentario