domingo, 30 de diciembre de 2007

Soplo dentro de una taza de café mientras miro por la ventana
las ventanas de mi barrio están llenas de luces de colores
parpadeantes
incansables...

El autobús llega tarde y hace frío
El hombre de mi vida no supo encontrar el camino a casa
Y ya ni Faith Hill me consuela

He aprendido a mentir demasiado deprisa
Ya casi no me tiembla la voz
Vuelvo a mirar por la ventana y todo sigue igual
Las mimas luces, las mismas calles, la misma gente
Tengo un alarido ahogado en la garganta
Pero todo va bien

Publicar un comentario