martes, 27 de noviembre de 2007

Serán las horas sin dormir que avivan mis neuronas y me aclaran las ideas
Será que he aprendido a saber que no todo esta perdido
Y saber que la única lucha que se pierde es la que se abandona
Saber que también a Ulises le dijeron que no volveria a Itaca y al final de la historia duerme en brazos de Penélope.
Alguien me dijo el otro día lo injusto que le parecia que el amor de tu vida llegara tarde a lo que yo respondí que no era el amor el que había llegado tarde a mi sino que era yo la que había llegado tarde.
Ismael dice que los amores cobardes no llegan ni amores ni a historias, se quedan ahí, ni el recuerdo los puede salvar, pero se le olvido decirme lo que pasaba cuando aún después de planear un declaración rotunda de intenciones lo unico que recibes a cambio es la mofa e indiferencia del destinatario, normal.
Corin Tellado no escribe sus apasionadas historias de amor con pechos turgentes incluidos basadas en hechos reales, o quizás si, el problema debe estar en que yo no vivo al sur de nueva inglaterra que es donde pasan estas cosas e incluso a veces en Manhattan, pero esos los menos,
aunque pensandolo bien, casi que me da hasta igual, si lo divertio está en la busqueda, el final me sigue dando miedo.
Publicar un comentario